Un Soldado Universal llamado Bruce Bowen

A principios de los 90’s Dolph Lundgren y Jean Claude Van Damme, afamados actores por sus dotes de interpretación repartiendo estopa, protagonizaron la película Soldado Universal. En ella los dos actores se convertían de soldados convencionales en soldados diseñados especificamente para el combate, para cumplir su misión bajo cualquier concepto y sin ningún miramiento. Haciendo un paralelismo cinematográfico, así se puede definir la carrera de Bruce Bowen.

En circunstancias normales un jugador de la calidad de Bowen probablemente hubiera sido un buen jugador de baloncesto FIBA pero nunca hubiera tenido un hueco en un equipo titular de la NBA.

Como muestra inicial de este hecho, Bruce Bowen no fue ni drafteado y tras salir de la universidad empezó a deambular por equipos de la liga francesa y de la CBA.

Así pasó sus cuatro primeros años como profesional hasta que en la temporada 1996-1997, los Miami Heat le hicieron un contrato de 10 días mediante el cual llegó a debutar en la NBA jugando 1 sólo minuto en un sólo partido.

Desde luego esta trayectoria deportiva no parecía la de un jugador que fuera a terminar su carrera con la camiseta retirada por un equipo Campeón de la NBA.

A partir de ese minuto de gloria con los Heat, la suerte de Bowen comenzó a cambiar y encontró un hueco en la rotación de los Boston Celtics donde pasó dos temporadas.

Bruce Bowen Miami Heat
Bruce Bowen Miami Heat

Por aquel entonces, Bruce Bowen ya había descubierto la fórmula que le llevaría a encontrar el éxito en la NBA.

Esa fórmula consistía en ser útil haciendo lo que su equipo necesitaba y que otros jugadores no podían dar.

Bowen se especializó y optimizó sus recursos como especialista defensivo, convirtiendose en un perro de presa del escolta o alero del equipo contrario.

Estas «nuevas habilidades», puestas en funcionamiento de nuevo en los Miami Heat en la temporada 2000-2001, le abrieron las puertas de los San Antonio Spurs, donde llegaría la temporada siguiente para ser parte esencial del Plan Popovich.

En San Antonio Bowen alcanzó todavía un mayor nivel de especialización destinando su juego por completo a la defensa. Su objetivo era frenar como fuera a la mejor opción ofensiva del equipo rival, lo cual le valió ser elegido varios años en el mejor equipo defensivo de la liga.

Bowen y Lebron James
Bowen y Lebron James

Su presencia en el juego de ataque pasó a ser casi meramente testimonial, pero aun así también perfeccionó sus habilidades ofensivas creando un tiro desde el lateral de la linea de tres puntos que se convirtió en parte de la marca personal de juego de Bruce Bowen.

El perfeccionamiento y especialización en el triple lateral le llevó a tener porcentajes de tiro de tres puntos por encima del 40% llegando incluso en la temporada 2002-2003 a tener el mejor porcentaje de triples de la NBA con un 44,1%.

Lo paradójico del juego de Bowen era que a su gran porcentaje de acierto en triples (44,1 %) le sumó un pésimo porcentaje de lanzamiento de tiros libres (40,4 %).

Es dificilmente explicable que un buen lanzador de triples, no sea un buen lanzador de tiros libres ya que la técnica de tiro debería ser la misma y además el tiro libre se hace en estático y sin oposición, lo cual debería facilitar todavía más el tener un mejor porcentaje de tiro.

Este hecho se convirtió en una constante en la carrera de Bowen, hasta llegar a ser en el único jugador de la historia que habiendo jugado al menos 250 partidos, finalizó su carrera con un porcentaje de tres puntos superior al 39% e inferior al 58% en tiros libres.

La cuestión es que Bowen perfeccionó lo que más podía necesitar su equipo y eso fue la defensa y ese lanzamiento de tres puntos. Lo primero para frenar la anotación del equipo rival y lo segundo para ser una opción en un sistema de juego de posiciones muy abiertas.

Bruce Bowen

Esta reconversión y evolución de Bowen, le llevó a ser titular en uno de los mejores equipos de la historia de la NBA, a ser considerado como uno de los mejores defensores de la historia de la liga y a ganar 3 anillos de Campeón de la mejor competición de baloncesto del mundo.

El soldado universal perfecto para el Comandante Popovich.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *