El ídolo que cambió la carrera de Chauncey Billups

La carrera de Chauncey Billups se puede resumir como la de un gran jugador que supo aprovechar los momentos más importantes de su carrera, pero desde luego, no fue un camino sencillo, llegar a esos momentos en los que se convirtió en una rutilante estrella de la NBA. De cualquier forma, nadie se gana el apodo de Mr. Big Shot, si no saber ser un jugador decisivo.

Todo apuntaba a que iba a ser un gran jugador tras su paso por la Universidad de Colorado y, como muestra de ello, fue elegido en el Draft de 1997 en la tercera posición por los Boston Celtics.

Aquellos Celtics estaban en plena reconstrucción y parecía un buen destino para un jugador del corte de Billups, pero tras 51 partidos disputados con un promedio bastante reseñable para un rookie de 11.1 puntos y 4.3 asistencias, le traspasaron a los Toronto Raptors en un movimiento múltiple que implicó a varios jugadores.

De un día para otro había pasado de ser titular en el equipo con mayor historia y más títulos de la NBA (en aquel momento), a un equipo como los Raptors que llevaban tres temporadas en la liga desde su fundación en 1995.

Tras esa primera temporada con traspaso incluido, llegó el lockout de la temporada 1998-1999 por el que se retrasó el inicio de la campaña a febrero de 1999. Días antes de ese comienzo, volvió a ser traspasado en un movimiento a tres bandas entre los Denver Nuggets, Minnesota Timberwolves y los Raptors.

Chauncey Billups en su primera etapa en los Nuggets con el 4
Chauncey Billups en su primera etapa en los Nuggets con el 4

Esa primera temporada en los Nuggets fue bastante productiva para un Chauncey Billups que promedió 13.9 puntos y 3.8 asistencias, pero seguía sin estar al nivel esperado para un número 3 del draft

La temporada siguiente, cuando parecía que iba a empezar a encontrar la estabilidad, se lesionó de gravedad el hombro y se perdió lo que restaba de temporada, tras haber disputado tan solo 13 partidos.

Para mayor infortunio, además le traspasaron de nuevo. En esta ocasión el destino fueron los Orlando Magic, aunque nunca llegó a debutar con los de Florida por sus problemas en el hombro, pasando a ser Agente libre a final de la temporada 1999-2000.

En resumen, en sus tres primeros años aciagos en la NBA, había sido traspasado tres veces y además había tenido una lesión de gravedad, lo cual no parecían ser los mejores presagios para un jugador que, por potencial, debería haber tenido, al menos, continuidad en un equipo de la NBA.

Como Agente libre, se terminó decidiendo por jugar en los Minnesota Timberwolves por la intermediación de su amigo Kevin Garnett. Esa decisión fue clave en la carrera de Chauncey Billups ya que en esa etapa, conoció a dos compañeros que le cambiarían su forma de entender el baloncesto en la NBA.

Tanto el veterano base Terrell Brandon, como también veterano alero, Sam Mitchell, le ayudaron tanto dentro como fuera de las canchas. El primero de ellos, le mostró como convertirse en un base puro que sirviera de elemento para mejorar el juego de sus compañeros y el segundo en como convertirse realmente en un profesional del baloncesto, tanto dentro como fuera de las canchas.

Chauncey Billups en los Timberwolves con el 4
Chauncey Billups en los Timberwolves con el 4

Mitchell también actuaba como mentor de Garnett y le dijo a Billups una frase que terminaría marcando su carrera: «Si cuidas a la persona de tu derecha y a la de tu izquierda, la persona que más se beneficia es la del medio».

En cierta forma, Mitchell concienció tanto a Garnett como a Billups, de que si querían triunfar en el baloncesto, debían comportarse como profesionales responsables.

La evolución de Billups en los Timberwolves fue notable, sobre todo en su segunda temporada, ya que una lesión del base titular Terrell Brandon, le dio opción de poder ser el base titular del equipo y mostrar al nuevo estilo de jugador que había cultivado en Minnesota, un base más colectivo sin un protagonismo ofensivo tan marcado.

Al finalizar la temporada 2001-2002, Billups volvía a ser Agente libre y tenía que decidir nuevamente su destino en la NBA.

Hasta ese día, había llevado siempre el número 4 en su camiseta tanto en la NBA como en la Universidad, excepto en Toronto donde llevó el 3 al vestirlo Sharone Wright. El origen de esa elección, era el ídolo de Chauncey Billups, el jugador de los Detroit Pistons Joe Dumars.

Precisamente ese ídolo fue el hombre que le ofreció fichar por los Detroit Pistons por 4,5 millones de dólares y el nuevo General Manager de los Timberwolves, Kevin McHale, pudiendo igualar la oferta de los Pistons, le dijo a Billups que su base principal seguiría siendo Terrell Brandon.

El resultado de esa situación fue que Chauncey Billups terminó fichando por los Pistons y que Terrell Brandon nunca volvió a jugar en la NBA ya que no se llegó a recuperar lamentablemente de su lesión.

La carrera de Billups dio un giro radical y se convirtió gracias a su ídolo de juventud, Joe Dumars, en el hombre de referencia de unos Detroit Pistons que volvieron a reverdecer laureles del pasado con un nuevo Título de la NBA en 2004, del que fue precisamente MVP de las Finales, el propio Chauncey, tal y como hizo en su día Joe Dumars en 1989.

Billups con el Trofeo de Campeón de 2004 y el MVP de las Finales
Billups con el Trofeo de Campeón de 2004 y el MVP de las Finales

Aquel Título se consiguió frente al todopoderoso Big Four de los Lakers formado por Karl Malone, Shaq, Kobe y Gary Payton.

A partir de ese momento clave de la carrera de Billups, se le reconoció como uno de los mejores bases de la NBA acumulando hasta 5 participaciones en el All Star.

Chauncey Billups, obviamente, nunca pudo vestir el número 4 en los Pistons porque ese número estaba retirado para una de las mayores estrellas de la historia de la franquicia de Michigan, Joe Dumars. Sin embargo, vistió el número 1, un dorsal que ahora cuelga en la vigas del Little Caesars Arena, junto con el número 4 que vistió su ídolo de los Pistons.

Chauncey Billups retirada de camiseta
Chauncey Billups en la ceremonia de retirada de su número 1

Además, en 2009 Billups tuvo otro curioso reconocimiento. Fue elegido Jugador más deportivo de la temporada 2009 o como también es llamado Premio Joe Dumars a Jugador Más Deportivo de la NBA, llamado así por ser el primer jugador en ganarlo en su inauguración en 1996.

En muy pocas ocasiones, un ídolo puede ser tan importante en una carrera, como lo fue Joe Dumars para Chauncey Billups, dos estrellas de las NBA, a las que les une mucho más que un simple número de camiseta.

 

Si quieres leer más historias como esta, te recomendamos:

 

Deja un comentario