Woody Sauldsberry el inesperado ROY de 1958

En el Draft no todo lo que reluce es oro, ni todo lo que no brilla no tiene valor. Esta es una forma de metafórica de decir que no todo es lo que parece, como pasó en el caso de Woody Sauldsberry.

Detectar a ese tipo de jugadores que no brillan tanto como otros a priori, es lo que tradicionalmente se llama hacer un robo en el Draft.

Básicamente consiste en seleccionar a un jugador que otros equipos no han elegido previamente porque consideran que no tiene el suficiente potencial para triunfar, y posteriormente se demuestra con el resultado de su juego, que ese jugador era mejor que otros que fueron seleccionados antes en el Draft.

En los inicios de la NBA era más complicado hacer seguimiento a futuras grandes estrellas y era más sencillo poder hacer un buen robo en el Draft.

La información no fluía como en la actualidad ya que no existía internet y para ver a un jugador los scouters y delegados varios de los equipos, tenían que ir ex profeso a ver a un jugador concreto a un punto del país.

Hoy en día con las redes sociales es prácticamente imposible que no se detecte a un buen jugador en cualquier punto del planeta pero no todo es la calidad previa, ni el potencial de un jugador antes del Draft.

El hecho de que un rookie realice una primera gran temporada depende tanto de sus posibilidades físicas y técnicas, como del equipo en el que caiga, ya que de ello dependerá el sistema de juego y los minutos de rotación que le dé el entrenador.

También hay que tener en cuenta la calidad  de la camada del Draft, ya que no es lo mismo competir por el premio de Rookie del año, con Wilt Chamberlain que con Mike Miller.

Woody Sauldsberry

Con todos estos antecedentes, el Rookie del año elegido en una posición más alejada del número 1 del Draft, fue Woody Sauldsberry, seleccionado en la posición 60 del draft de 1957.

Nunca un Rookie del año ha sido elegido en una posición más retrasada que la de Sauldsberry.

Antes de su llegada a la NBA y tras abandonar la Universidad pasó por los Harlem Globettrotters.

Posteriormente el ala pivot de 2.01 cm, fue seleccionado por los Philadelphia Warriors en la posición 60 de aquel Draft del 57.

En su primera temporada promedió 12.8 puntos y 10.1 rebotes lo que le valió ser el Rookie of the year (ROY) en 1958.

Otros miembros destacados del Draft de Woody Sauldsberry fueron hombres como Hot Rod Hundley o Sam Jones pero ninguno de ellos tuvo una buena primera temporada en la NBA.

No tuvo una gran carrera, disputando sólo 7 temporadas en la NBA de las cuales sólo estuvo a buen nivel en la primera y en la segunda.

Precisamente esa segunda temporada fue la mejor de su carrera siendo nombrado All Star y promediando 15.4 puntos y 11.5 rebotes por partido.

A día de hoy parece imposible que un jugador en esa posición del Draft pueda ser elegido ROY pero en 2017 hubo otro caso sorprendente por la época y la posición.

Malcolm Brogdon que había sido elegido por los Milwaukee Bucks en el Draft de 2016 en el puesto número 36 en la segunda ronda, fue elegido como Rookie del año por delante jugadores como Ben Simmons, Jamal Murray, Brandon Ingram o Jaylen Brown.

Todo es posible en  esa tierra de oportunidades llamada NBA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *