El partido de la infamia que cambió la historia NBA

¿Todo vale en el mundo del baloncesto para ganar?, ¿cualquier alternativa es moralmente lícita para vencer al rival?, ¿el único objetivo es la victoria? Todas estas preguntas fueron generadas la noche del 22 de noviembre de 1950 en el partido de la infamia que cambió la historia de la NBA.

Aquel día se medían en el Minneapolis Auditorium los Minneapolis Lakers (actuales Angeles Lakers) que eran los campeones del momento de la NBA frente a los Fort Wayne Pistons.

El partido hubiera sido uno más de temporada regular pero el entrenador de los Pistons, Murray Mendenhall, decidió probar una nueva táctica frente a un equipo que era muy difícil de batir en su propio campo.

Decidió aguantar el balón en el medio del campo sin jugarlo hasta que los Lakers rompieran su defensa (prácticamente en zona) formada por el todopoderoso trío Vern Mikkelsen, George Mikan y Jim Pollard. Aquellos Lakers eran el mejor equipo defensivo de la liga.

Hay que recordar que en aquel momento en la NBA, todavía no se había instaurado el reloj de posesión y los equipos no tenían la obligación de lanzar a canasta en un periodo determinado.

Esto hizo que los Pistons liderados por Larry Foust se empezaran a pasar la pelota de unos a otros sin intención de ir hacia el aro rival.

Nadie salía de su asombro… desde los árbitros que instaban a que los jugadores de los Pistons jugaran hasta los propios jugadores de los Lakers pasando por un público del Minneapolis Auditorium que bramaba con furia contra la actitud de los jugadores visitantes.

Los tres primeros minutos fueron de desconcierto absoluto hasta que el jugador de los Lakers Slater Martin empezó a presionar a los jugadores de los Pistons para que no se pasaran el balón con comodidad. De esa forma se empezó a jugar minimamente aunque el partido tenía continuos parones de actividad.

partido de la infamia NBA

Finalmente el partido de la infamia llegó a su fin con un lamentable e histórico resultado de 18 a 19 a favor de los Pistons.

El equipo visitante se había impuesto a unos Minneapolis Lakers desquiciados por un sólo punto. George Mikan anotó 15 de los 18 puntos de los Lakers y fue el único jugador del equipo local que consiguió anotar en juego.

Curiosamente y a pesar del exiguo marcador, los dos equipos anotaron algún punto durante los 4 cuartos de juego.

Al final de aquella tragicomedia las repercusiones y comentarios sobre el partido no tardaron en llegar.

El entrenador de los Lakers John Kundla afirmó: “Si eso es el baloncesto, no quiero ninguna parte de eso”, mientras que Murray Mendenhall vino a decir que los importante había sido la victoria y haber conseguido romper la defensa de los Lakers que siempre les había llevado a la derrota.

Algunos medios de comunicación calificaron el partido como una “Tragedia deportiva” y otros justificaron la actitud de los Pistons como único medio para conseguir el fin en esas circunstancias… la victoria.

Más allá de periodistas, entrenadores y jugadores, los 7021 espectadores que acudieron al partido estaban simplemente indignados da haber pagado una entrada para ver ese triste espectáculo especulativo de un deporte como el baloncesto.

Para contextualizar el resultado los Lakers tuvieron en aquella temporada una media de anotación de 82.8 puntos por partido y los Pistons 82.0 (en esa media se incluyen los 18 y 19 puntos anotados respectivamente en el partido de la infamia).

Tras el partido el Comisionado Maurice Podoloff organizó una reunión de urgencia porque su auténtica preocupación era que se volviesen a repetir partidos de ese estilo porque le estaban haciendo un flaco favor al baloncesto y sobre todo a los aficionados.

De aquella reunión salió un pacto de caballeros entre todos los equipos para que no se volviese a repetir algo parecido a lo que sucedió en aquella noche infausta.

En la temporada 1954-1955 se introdujo finalmente el reloj de posesión que finalmente salvaría el baloncesto pero el origen de aquella nueva regla tuvo lugar en la noche para olvidar del 22 de noviembre de 1950.

Historia de la NBA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *