El partidazo olvidado de Shawn Bradley

Shawn Bradley es miembro significativo de esa estirpe de jugadores que el gran público recuerda más por cuestiones extradeportivas que por su forma de jugar al baloncesto.  En el caso del que fuera pivot de los Dallas Mavericks el estigma que acompaña su carrera era su altura.

A decir verdad sus 229 cm y ser unos de los jugadores más altos de la historia de la NBA inevitablemente nos hacer recordar su espigada figura pero Shawn Bradley fue mucho más que eso.

Llegó a disputar 832 partidos en la NBA de los cuales 434 lo hizo como titular. En total fueron 12 temporadas en activo en la mejor liga del planeta lo cual no se lo regalan a nadie.

El jugador de origen alemán con doble nacionalidad germano-estadounidense también es recordado en lo extradeportivo por su participación en la mítica Space Jam junto a Michael Jordan, Pat Ewing, Muggsy Bogues, Charles Barkley o Larry Johnson.

Más allá de estos datos anecdóticos, Shawn Bradley es recordado por ser un gran taponador y sobre todo por haber disputado uno de los mejores partidos como suplente de la historia de la NBA.

Shawn Bradley Rasheed Wallace

El 7 de abril de 1998 Shawn Bradley hizo un triple doble desde el banquillo de 22 puntos, 22 rebotes y 13 tapones.

El partidazo que jugó aquel día el que fuera pivot de los Mavericks de la época no sirvió para que los de Dallas se llevaran el partido frente a los Portland Trail Blazers.

Los 13 tapones en 38 minutos de juego de aquella noche, son el record de tapones en un partido conseguidos por un jugador suplente en la historia de la NBA (compartido con Manute Bol).

En la historia de la liga ha habido actuaciones similares de jugadores como Mark Eaton, Hassan Whiteside, Tree Rollins o Larry Sanders ya que todos ellos consiguieron triples dobles partiendo desde el banquillo con el factor de los tapones pero nadie se acercó al 20-20 que hizo Bradley.

El partido hubiera sido todavía más espectacular si hubiera mejorado su 6 de 15 en tiros de campo (40%) aunque también consiguió un 10 de 10 desde la línea de tiro libre.

También se merece Shawn Bradley recordado por este histórico partido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *