La noche con el número 12 de Michael Jordan

La carrera del que sea probablemente el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos estuvo llena de grandes momentos por sus logros deportivos, pero también de otros momentos muy especiales. Uno de ellos es sin duda la noche con el número 12 de Michael Jordan ya que His airness siempre fue, y será eternamente reconocido, como el número 23 pero el 14 de febrero de 1990 por una circunstancia excepcional todo cambió.

Los Bulls de Jordan cerraban una gira de 6 partidos fuera de casa jugando frente a los Orlando Magic.

Aquel día de los enamorados de 1990 parecía que iba a ser un partido más pero pocos minutos antes del comienzo del partido saltaron todas las alarmas.

Alguien había entrado al vestuario visitante y había robado la camiseta con el número 23 de Michael Jordan.

Habitualmente los equipos solían llevar camisetas de recambio suficientes pero al provenir de una gira tan larga se había dado la circunstancia excepcional de tan sólo llegar con una camiseta sin recambio.

Aquello hizo que se tuviera que buscar una solución rápida para que la máxima estrella de los Bulls pudiera jugar con la máxima normalidad posible.

Ante la imposibilidad de encontrar su camiseta a pesar del dispositivo de búsqueda que se desplegó en el estadio de los Magic, los Bulls le ofrecieron llevar a Jordan una camiseta sin nombre y con un número diferente al habitual en la espalda.

Michael Jordan

Aquella noche pasó a la historia como la del número 12 de Michael Jordan ya que fue la única vez en su carrera que jugó con ese dorsal.

Cuentan que aquella camiseta probablemente fue extraída por algún trabajador de los propios Magic ya que el acceso a los vestuarios no estaba al alcance de los aficionados.

En lo deportivo los Chicago Bulls perdieron el partido pero Michael Jordan firmó una gran noche en anotación tras irse hasta los 49 puntos.

Según cuentan las crónicas el cabreo de Jordan fue tan monumental por la perdida del partido y por el robo de su camiseta “talismán” que al abandonar el partido no firmó ni un sólo autógrafo.

Aquella no fue la única noche que Michael Jordan jugó con otro número en su carrera en la NBA.

Os dejo el vídeo del histórico partido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *