La mala suerte de llamarse Edward Johnson en la NBA

Probablemente el nombre Edward Jones no traiga ningún recuerdo especial a la inmensa mayoría de los aficionados a la NBA, pero ese nombre fue el origen de uno de los mayores y más graves errores de identidad de la historia de la liga norteamericana.

Dos jugadores con un nombre prácticamente idéntico y contemporáneos compartieron tiempo en la liga en la década de los 80’s.

El primero de ellos, de nombre Edward Lee Johnson Jr. y apodo Fast Eddie, llegó a la liga a través del Draft de 1977. Con tan sólo 1.88 cm jugó 10 temporadas en la NBA llegando a ser All Star en los años 1980 y 1981. Fast Eddie termino su carrera con un promedio de 15.1 puntos y 5.1 asistencias por partido.

Por otro lado en el Draft de 1981 llegó a la liga Edward Arnet Johnson, un alero de 2.01 cm que jugó durante 16 temporadas en la NBA dejando unos promedios estadísticos al final de su carrera de 16 puntos, 4 rebotes y 2.1 asistencias en los 1199 partidos que disputó. El mayor logro de este fue ser nombrado Mejor Sexto hombre de la liga en 1989

Ambos jugadores fueron grandes jugadores que realizaron muy buenas temporadas pero ninguno alcanzó el estrellato y renombre de otros jugadores en la liga. Su carrera finalizó y pasaron como tantos otros a un relativo olvido hasta que en el año 2006 el nombre de ambos les volvió a unir por un problema de identidad.

Edward Lee Johnson Jr. fue detenido por abusar sexualmente de una niña de 8 años y condenado a cadena perpetua mientras que Edward Arnet Johnson continuaba con su vida normal y corriente tras retirarse de la NBA en 1999.

Uno había pasado a ser uno de los mayores criminales de la historia de la NBA y el otro seguía siendo un hombre respetado de la comunidad que incluso actuaba como comentarista de televisión.

Edward Johnson Fast Eddie

El problema consistió en que ambos se llamaban Edward Johnson y cuando llegó la noticia de la detención del apodado Fast Eddie muchos medios de comunicación pusieron la foto del otro Edward Johnson.

La gravedad del delito y la aparición de la foto del Edward Johnson erróneo llevó a mucha gente a pensar que había sido uno en vez de otro el que había cometido la atrocidad del abuso sexual de la menor.

Edward Arnet Johnson consideró emprender acciones legales contra los medios que habían publicado su imagen sin contrastar su identidad y los hechos que se le imputaban y calificó aquel día como el peor de su vida.

Nunca un nombre fue tan controvertido en la NBA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *