El peor mejor entrenador de la NBA

Desde la temporada 1962-1963 la NBA viene entregando el Premio al Mejor entrenador de la temporada. Este galardón tiene como Premio el Trofeo Red Auerbach, en honor del mítico entrenador de los Boston Celtics, el cual curiosamente también lo ganó en 1965.

Desde su entrada en funcionamiento año tras año se ha ido entregando el Trofeo a entrenadores de equipos ganadores y que han alcanzado a la postre el éxito más allá de la temporada regular, pero hubo un año en el que no fue así.

Fue en la temporada 1966-1967 cuando se produjo un hecho que hasta día de hoy se mantiene como un caso único, extraordinario ya que  el ganador del Premio esa temporada consiguió un balance negativo, con tan sólo 33 victorias y 48 derrotas (en aquel momento se disputaban sólo 81 partidos de liga).

Hasta el día de hoy todos los ganadores del Premio siempre han tenido un balance positivo, pero todo tiene una explicación.

Johnny Kerr
Johnny Kerr

Fue Johnny Kerr el hombre que se llevó el Premio a Mejor entrenador de la temporada con Chicago Bulls

Aquel año se juntaron varios factores que hicieron al jurado del premio decidirse por Kerr en vez de entrenadores por como Alex Hanumm  con los 76ers (posteriores Campeones) que logró un balance de 68 victorias y 13 derrotas o el propio Red Auerbach con los Celtics con un balance de 60 victorias y 21 derrotas.

En primer lugar fue el año de debut en la liga tanto de los Chicago Bulls, como del propio Johnny Kerr.

Curiosamente Kerr iba a ser jugador de los Bulls porque había sido asignado al equipo de Chicago en un draft de expansión de la liga, pero finalmente decidió retirarse y consiguió que le nombraran entrenador de un equipo debutante en la competición.

Red Kerr había sido un gran jugador de la NBA habiendo sido 3 veces All Star y Campeón de la liga en 1955.

En segundo lugar el equipo se clasificó para Playoffs lo cual tampoco era muy difícil porque la liga la componían 10 equipos y la fase final la jugaron 8.

Sea como sea Johnny Kerr consiguió con tan sólo 34 años entrar en la historia tras convertirse en el peor mejor entrenador de temporada regular de la NBA, un record que mantiene ya desde hace más de 50 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *